PASO A PASO PARA REMODELAR TU OFICINA

En promedio, una persona pasa alrededor del 33% de su tiempo en una oficina. Sin embargo, en el caso de un emprendedor, las jornadas suelen alargarse hasta 10 horas diarias o más, por lo que hacer de este espacio lo más confortable e inspirador posible es sumamente importante.

Tener el mobiliario de oficina apropiado tiene grandes beneficios, el espacio de trabajo es mucho más agradable, se goza de una mejor salud y el trabajo resulta mucho más productivo. Equipar de forma correcta una oficina con los muebles apropiados servirá para causar una buena impresión.

Momento de empezar

PASO 1: Estudiar el espacio

Antes que nada, es conveniente estudiar el espacio limpio, y realizar un croquis o plano lo más detallado y preciso posible.

En el mismo señalaremos los puntos de luz existentes, ventanas e instalaciones fijas desde donde podemos tomar los distintos suministros como electricidad, telefonía, agua y demás.

PASO 2 : Analizar la luz

Aprovechar correctamente las fuentes de luz natural hará que el espacio sea mucho menos agobiante, sobre todo si elegimos unos colores adecuados en paredes, decoración y mobiliario.

PASO 3: Definir un estilo

Qué imagen queremos transmitir y qué ambiente queremos crear en el espacio de trabajo es algo que va a definir el estilo y este se va a ver realizado por el conjunto de elementos que incorporemos al espacio, desde el mobiliario, pasando por la iluminación, la pintura o los complementos decorativos.

PASO 4: Estudiar qué elementos estructurales podemos o debemos cambiar

En ocasiones, tenemos la posibilidad de realizar pequeñas modificaciones en la distribución existente que pueden hacer que demos un paso de gigante en el aprovechamiento del espacio.

Algunos tips

Tené objetos relacionados con el trabajo. El resto de tus espacios (tu casa, auto, etc.) no deben tener estos artículos. Esto te ayudará a lograr un mejor equilibrio entre tu vida personal y profesional.

Para decorar tu escritorio usa una planta decorativa. Los elementos vivos ayudan a que te relajes y mejores tu humor.

Mucho cuidado al elegir los colores, debido a que éstos generan reacciones físicas y emocionales. El color de tus paredes debe ser claro como en blancos, grises y marfil.  Por ejemplo, los tonos azules, verdes y violetas dan un sentimiento de paz y ayudan a la concentración y relajación. Evita los tonos demasiado cálidos como el rojo o el naranja ya que éstos pueden provocar estrés. El morado estimula la imaginación y el amarillo provoca entusiasmo.

Agrega un objeto personal. Ya sea la fotografía de tu familia o algún peluche o accesorio que te recuerde momentos felices. Esto, además de personalizar tu espacio, te servirá de inspiración. Tu oficina debe ser un espacio en el que te guste estar.

¿Anotaste todo? Es muy simple, sólo queda empezar con el cambio ¡Animate y pedinos tu presupuesto!

Fuente: entrepreneur.com

COMPARTÍ ESTE #TIPFIACA

APROVECHÁ:

ÚLTIMOS TIPS:

SERVICIO DESTACADO: